Cuarenta y cuarenta. - 2016 10 25

Para poner el título, pedí que esperaran
A que terminara de imaginar el escenario.
Visualizar los personajes y sus relaciones
Me era imposible saber de antemano quién era quién
Por más que apoyara las manos sobre sus hombros.

Creí ver a alguien ahí y pregunté
Con un suspiro y un exhalar de aire cálido
Con el pasto en la cabeza y los pies hacia adelante
Si el signo de deseo es el infinito
Y la finitud no es la pieza elemental para jugar.

En los aires, los andares se enlentecen
A veces enmudecen el cantar.
Antes del fuego viene la Tierra
De donde surgen las cosas
Y hacia donde se dirigen todas Almas.