Eñe. - 2016 7 19

Hace exactamente un mes que pasó algo por acá.
Y hace un mes que las letras se me fueron de vacaciones.
Las tuve que usar de leña para el fuego de mi Cuerpo, que en invierno baja las persianas.
Vestirme de violeta está ayudando; o son las canas quienes, a medida que entro en años, van sintiéndose más confianzudas.
Son las canas y los años, el violeta y la leña.
La leña estacionada, que chisporrotea lo justo y necesario antes de bramar.
Este frío es una espada sobre la columna.
Y esto me recuerda que, del invierno, siempre salgo amando.