Canas van, canas vienen. - 2016 2 10

Hace unos días viniste a mi puerta.
No me dijiste algo, pero algo me dijiste
Y es que no ibas
A venir
Más.

En ese momento yo no supe demasiado. No es necesario saber qué hay detrás de una ausencia.
Ni tampoco necesariamente importante. 

El timbre no andaba. Yo tampoco.
Me pegué con cinta scotch el oído a la pared.
Del otro lado
Ruido a agua
Platos sucios.

No es que no importe. Ni que no extrañe tu presencia. Es que todo estuvo claro desde el primer día y, de esa manera, no hay por qué saber. Preguntarme sí.

En una pregunta con un signo de apertura y nada más. 
El resto lo tiene un aire
Que no se escucha
Porque el timbre no anda
Y vos también.

¿Estás