What a very good soup! - 2015 12 8

Cuando llueve, me convierto en un anciano.
Como de primavera a otoño ando por la vida en ojotas,
Como las mismas resbalan en forma pícara y arbitraria,
Tengo que caminar lento, de a pasitos, de a centímetros. 

Es un ejercicio de paciencia. De tortuga.
Yo suelo caminar rápido. No fugaz, pero con mucho envión. Arranco, le doy "play", agarro vuelo y ya está, camino lo que quieras.
Con la lluvia es recorrer el Mundo de a pasitos, sin apuro, sabiendo que, sea a donde sea que vaya, llegaré con mucha calma.

Eso, o que me quede el culo hexagonal de tanto resbalar. 
Algún día voy a salir con un bastón, para hacerla completa, ¿no? Las canas ya están. Me pongo saco y corbata un día de lluvia con 30°C y, no te digo que a todos, pero a más de uno voy a engañar.

El arte de caminar con cautela se complementa con el arte de reconocimiento de baldosas.
Las baldosas lisas; zona de peligro.
Las baldosas rugosas o texturadas; peligrosidad media.
Asfalto; peligrosidad leve.
Adoquín o barro; ACTIVAR MODO CARACOL.