K(no)w. - 2015 8 26

Un pájaro vuela de un ventanal a una ventana.
Va y viene, idas y vueltas, vino y se fue. 
Reconstruye el nido en otro lugar; no muy distante -ni muy extraño-.
Cruzó la vereda, esa ventana es más pequeña pero recibe más Sol.
Y el pájaro elige. Y anida.

El amor se condimenta. Donde no aparece, quizás igual está. O sigue. En otra ventana.
Lo que no terminó no puede volver porque nunca se fue.
Y si volviera, no sabría dónde está, porque nunca se fue.
Y aunque vuelva, nunca se fue y es imposible saber dónde está.

Este amor está entre paréntesis, en un lugar que existe y por ahora no aparece.
El pájaro se fue a volar; los pájaros vuelan sin tiempo.
Un mínimo de esfuerzo por burlar la (realidad de la) gravedad es suficiente para saber que el Mundo sigue ahí, aún cuando uno se cree por fuera del mismo (sabiendo que está dentro, bien adentro).

Los nidos cambian de lugar, el amor también
Y no sabemos dónde está -porque nunca se fue-.

Salimos al Sol. - 2015 8 15

El Sol siempre estuvo ahí.

Bailar sobre pentagramas. - 2015 8 6

Escribir puede ser infinito.

¿Quid dicis? - 2015 8 6

¿Qué pasa con la escritura cuando se vuelve moral?
Algo difícil es escribir sin intención. Sin intención de decir algo que rebalse en demasía lo que está escrito, que es, en su mejor medida, la mejor representación de lo que sucede en el momento de lenguaje particular. 
"Sin intención" en sentido de querer adoctrinar o representar un camino de existencia particular para quien lee. Dirigir la palabra en sentido contemplativo de un imaginario que consigue la meta en sí mismo, dentro de la escritura, sin proferir ideales baratos, sin llenar la boca de personajes de la historia con frases de ocurrencia facilísima
Decir algo que suene bien es muy fácil. Y la liviandad, la ligereza del lenguaje en este sentido tiene un eco súper meloso. Podés presumir hacer un bien con un montón de palabras, ¿pero qué pasa cuando sopla el Viento?. ¿Y qué pasa por fuera de un mensaje? O, de otro modo: ¿cómo sería vivir el mensaje a través de otro canal que no sea la predicación? Si es que eso es posible.
Esto no es una revuelta rebelde contra el lenguaje si no contra el uso cómodo del mismo. 
Decir cosas porque dichas cosas, dichas, suenan bien. Y después vemos.
Permitir que la escritura sea una superficie que baila con la realidad y que ambas superficies existenciales sean fluídas entre sí, sin subyugar ninguna a su otra. La escritura produce realidad y la realidad no puede reducirse a "una" escritura. Escribir es una opción de producir un Real que no sucede necesariamente en alguna parte. Es, primero y ante todo, sin lugar. Y quizás, también, sin tiempo.

Volver no existe; es, siempre, otro lugar. - 2015 8 5

El invierno empieza a fijarse qué se toma para volver a casa.
La primavera se relame en augurio de los litros de mate que pronostica el tiempo.
...
Todavía falta, pero algunos ya estamos ahí.