Cagótico. - 2015 7 9

Los que te atornillan el cerebro del mañana también te lo atornillan hoy.
¿Viste que las cosas se fijan con tornillos para que queden sujetas?
Esto debe ser una de esas situaciones paradójicas en donde, mientras más atornillado está, más suelto se siente.
Más y mejor, presto en mayor predisposición a salirse del habitáculo de tu conciencia.
Se va al margen inconcebible: ese espacio de la hoja donde, técnicamente, podés escribir, pero la computadora te dice que la impresora no va a poder imprimir. 
¿Para qué existoe?
ó, é, ó. Salchichas con puró.
Ponele que es una zona de resguardo o una primera barrera hacia lo Real. En esta hoja casi que no tengo márgenes, quizás eso explique un tanto mi esquizofrenia. O mi autismo. O mis fronteras. Eso; la falta de esos márgenes, acá, explica cómo lidio con las fronteras. Con las fronteras y los bordes. Y la necesidad de delimitar el Mundo en cosas que se puedan decir con números. 
El cerebro desatornilladamente atornillado.
...
Siempre falta algún tornillo. Se debe haber caído por uno de los bordes, dentro de algún pantano venoso.

Las palabras no existen. - 2015 7 2

Las hojas están llenas de inactividad.