Tontotoño. - 2015 5 7

Tras casi ocho meses, nos reencontramos con el frío.
Esa fuerza maléfica que imanta nuestras carnes al colchón.
Ese Ser estrepitoso que convierte las narices en canillas.
Con esa presencia inhóspita que reverbera en cada movimiento. En cada milímetro surcado en el espacio, el humilde calor que genera nuestro Cuerpo encuentra al aire crudo.
Con el frío, el humo es sagrado.
Las puertas y las ventanas se cierran inclementes.
La pava hirviendo, el horno al taco.
Un gato es una estufa.
A las seis, la pura nada.
A las siete recién comienza.
Y a las ocho, está por empezar.
...
Está por empezar.

Tonto otoño, me molesta
Con el frío a la mañana no hay salida
En las sábanas cuento los segundos de partida
Y mi respuesta
Ante el frío
Es el abrigo
Y todo lo que genere humo.