Las pipas. - 2015 4 13

Hay algo en el flujo de la energía por el Cuerpo durante la elongación.
No hablo necesariamente del yoga si no de la elongación en sí y por sí. Sobretodo de la cadera para abajo.
¿Qué me pasa cuando elongo las piernas?
La existencia se me estira cual chicle masticado.
Elongo y las cosas siguen estando en el mismo lugar que ayer, pero se recorren distintas.
Cambiamos levemente el medio de locomoción. Casi como aceitarlo. 
No sé con qué puedo lidiar menos: si con el olor a aceite o con el olor a nafta.
Las dos cosas se prenden fuego, son peligrosas y -si bien son útiles- no son imprescindibles. A menos que vivamos en un Mundo como hoy.

A una cueva me voy a elongar
No quiero que me vean, prefiero estar en mí
Prefiero que me dejen espaciar, masticar el chicle hasta su punto caramelo
Si tengo cortinas a mano, las cierro. Si tenés párpados te los cierro.
Vas a poder sentir cómo elongo luego de haber elongado, eso te lo prometo.
Si no, mirame las rodillas, mirá cómo se alejan del suelo.
Es que elongué. Y yo también me voy.
Me fui.