Xá. - 2015 3 24

Pasan los minutos y los puntos suspensivos se acumulan.
La pava en tu cabeza hierve y no chifla; alguien le sacó el pico.
Cuando la inclinás para servir te olvidás lo que significa un vaso medio lleno.
Te inclinás en afán de no quemarte los pies.
Esos dedos, esos puntos que narran el camino de tu vida.
Escribir es exhalar, como tantas otras expresiones en virtud de construir Mundo.
En toda exhalación hay un poco de vapor de agua.