Himnimente. - 2015 3 19


En este escrito los símbolos nos atraviesan.

Estoy pensando qué decir +y+ vos hablás; nos llamamos con las {mentes, estamos de la cabeza.}
Cantar en falsete no tiene sentido.
Hablás de )cosas(; algunas tienen que ver con pasto seco.
Quedarte quieto no te convierte en estatua.
¿Qué te puedo decir? Tenés necesidad de hablar, yo junto el pasto con^un rastrillo y con las uñas.


Te escucho y me saturo de [hor]migas. Simple. Doble. Triple. Especial.
Si pedís una docena, vienen dos de regalo.
Junto ganas de tener ganas de comer.
Hoy no porque ayer sí.
Justo ahora.
Mañana tampoco.
Justo ahora el hambre no aparece. ¿Te aparece?
Otro día.
Las palabras salpican jugo de carne caliente. Con aceituna. Y pasas de uva.


No estamos podiendo decir demasiado.
Vos no sentís lo que yo siento por vos.
Vos.
Hay cosas que están atravesando nuestros intentos futiles de hablarnos a los ojos.
Recordá de qué pediste.
Sánguches de signos y empanadas.


Cuatro, cinco, tres. Las palabras se detienen a observar la forma en la cual 
están componiendo esta oración.
$220, $110 la hora.
Hablar sin líneas, escribir sin una idea directriz que se quiera disfrazar de libreto.*


*Dos. Uno.