Hasta la vista. - 2015 3 5

Mi mirada te está buscando.
Yo te escucho y oigo cosas relativas a las cosas que me contás.
Decís "A" y escucho el abecedario. 
Me mirás con un ojo y te veo con el tercero.
Me metés entre tus almohadas y te quiero con un abrazo.

Vuelvo, vuelvo -y vuelvo- a escribir sobre vos. Mi Mundo se sacude tiritando la existencia luego de una ducha caliente. No estamos solos.

Hay algo donde estás que se cierne desde las esquinas superiores de tus lugares. Yo ya lo vi y me parece que vos sabés que está ahí. Lo ves, con un ojo, con el otro, con el tercero.

Yo no te puedo decir que está ahí porque esos lugares son tuyos. No te lo puedo decir porque te estaría aterrando. Pero te lo tengo que decir de alguna forma para liberarlo. Para que se vaya, porque no te pertenece y no tiene por qué andar enquilombándote la vida.

Ayer a la noche entré en la oscuridad pensando en vos. Entré con una luz que te comparto; no alcanza a hacer brillar todos tus lugares, pero es algo.

Yo no te puedo decir todo lo que veo. Pero te lo puedo contar de esta manera.
Y quizás, en algún momento, eso llegue. Si es que llegamos a ese momento. Si es que llegamos a vernos en ese momento. Como nos estemos viendo. Hasta donde dé.