Cual cerdo. - 2015 3 16

Las subidas me están durando unos días.
La última duró una semana.
Bajar es una acción que lleva tan solo segundos.
Subo y los colores se irradian solos; el perímetro de mis pupilas se difumina y las barreras de la percepción se levantan.
El ánimo se pone cómodo, mi pelo es un gato durmiendo.
El tiempo lo vivo minuto a minuto. Si empiezo temprano, mucho mejor.

Caer, por otro lado, es súbito. Es un momento que, en milisegundos, lleva a otro momento. Y a otro. Y siempre, desde el momento que caés, comenzás a levantarte, pero la caída es un instante.
Son dos segundos en donde dejaste de observar el camino para mirarte la nuca.

Caíste.
Volver a prestar atención.
¿Cuántos días van a pasar hasta la próxima caída? Pensé que iba a subir por semanas. Meses.
Me encontré banal y moví las cortinas. Vi la oportunidad para zambullirme en un pedazo de barro. En un chiquero. 

Oink.