(...)marzo. - 2015 3 10

Marzo está entrando con un sabor poco definido.
Dulce no es de ningún modo, salado tampoco.
Tampoco es precisamente ácido.
Quizás un poco amargo.

Marzo tiene sabor a la Tierra que respirás ascendiendo una montaña.
Te relamés la comisura de los labios y ahí está, mezclada con finas capas de minerales de procedencia intergaláctica.

Estoy a doce minutos de reemplazar mis dedos.
Los escritos vienen cortos y con ese sabor a tierra y mineral; están algo petisos, dejan un sentido no del todo apetecible, no llegan a lugares definidos y el año recién comienza.

Cuando hacemos una cita por escrito y la misma extrae parte de una oración que era más larga, la cita empieza con: (...)
Es decir que "esto viene desde antes".
Marzo es un poco eso; es el año que empezó desde hace un rato, mientras nosotros remoloneábamos haciéndonos los tontos enamorados.
La existencia empieza a hacer preguntas sobre el tiempo.
El verano se despide no sin un último coletazo.
Las hojas practican caída libre.
Nuestras preguntas se encaminan en un viaje.
Amanece más tarde, pero el año ya empezó.