Abstraído en Do. - 2015 3 4

El espacio es un hiato.
Una planta junto al Sol un mediodía.
Una marea que se junta con otra marea. 
Una canción que le sigue a otra canción.

La voluntad es una fuerza que recorre algo de ese espacio. Es una energía amarilla y surca un punto de nuestro Cuerpo que nos comunica con el fuego. Asciende de un naranja y de un rojo; tiene que ser amarilla.

En este espacio -donde reside la voluntad y donde no hay contingencias visibles- se aloja un "no se sabe". Es el momento de paz que brota luego de haber exhalado todo el aire, antes de volver a inhalar. Es ese espacio que embadurna la garganta con un vacío cremoso y nos impulsa al movimiento. Nos mueve y no importa hacia dónde.

Ese espacio de la garganta me da aires sobre las próximas palabras a medida que respiro. Sonrío. Ese espacio azul, o celeste, esa habitación por donde pasan y dan el presente todos los sentidos, es esta luz que emite este escrito que, sea como sea, ilumina.

Las miradas se entrecierran y se ciernen sobre el relieverde que genera nuestro pecho. Crece el pasto.

Ú o.
A e.
Ú e.