Dos "lo" para guiñar un ojo. - 2015 2 27

Afuera es adentro.
Vos nunca lo entendiste, va de nuevo: afuera es adentro.
La separación de la experiencia de lo sensible es efímera cuando se trata de hacerla a partir de otro elemento que no sea tu piel.
Toda expresión es un microcosmos de verdad y todo microcosmos refiere a un contexto que le concierne. Le compete. Es con él.

El ruido siempre tiene música de fondo.
El barullo que genera tu percepción al vivir la realidad es un eco de una melodía de sala de espera que suena, siempre risueña, en tu cabeza.
Hace mucho tiempo dejaste de escucharla por lo que, para vos, hoy no existe. 

Por lo que [para vos (hoy)] no existe.
Por lo que no existe.
Para vos no existe.
Componer melodías en tu conciencia es un camino que te lleva a oír lo que no querés escuchar. A veces eso es precisamente lo que necesitás. Para cambiar de instrumento, de movimiento, para agregar una nota o modificar un compás.

Do re mi fa sol la si.
Do re mi fa sol lo si.
Lo de mi fa sol lo si.
Lo de mi va solo si.
Solo a condición, aquello que soy propiamente se dirige en forma transparente sobre la Tierra-piel. Y así, sol. Así Sol.