Rítmicajón. - 2014 12 18



Cuando te maten por vez número cien vas a comprender que la Muerte es un concepto residual de la vida cotidiana.
Las cosas están muriendo a tu alrededor a todo momento.
Los animales estamos muriendo y los insectos están muriendo, las plantas están muriendo.
Los ciclos de este ciclo tienen determinada cantidad de repeticiones. Es decir: no son infinitos. Llegan hacia algún lugar y caen. Pueden levantarse y pueden caer nuevamente. Pero caen y yacen echados en el piso esperando que la Muerte los resucite.

Hoy vas a caer como los que caen sin hacer fuerza. Vas a dejarte estrellar contra el piso como una naranja que rodó por la mesada de una cocina donde hierve el agua con sal gruesa en una olla llena de secretos.

Las oraciones y las frases largas son como una caída libre sin sentido y duradera.
Van hacia lugares que solo conocen algunos colores.
Y no precisamente por su brillo.

Las canciones de las cosas que caen se cantan de lunes a viernes de nueve a dieciocho horas.
Para ser atendido en horario de fin de semana hay que moverse a cierto compás y llevar elementos de almacenamiento de emociones. Llevar Alma.