Irse de boca. - 2014 12 11



Yo soy de aquellos y vos de ellos, por ende, estamos enemistados.
Hacemos algo que no tiene que ver con algo nuestro.
Es un sentimiento, en el mejor de los casos, heredado.
Yo soy de aquellos y vos de esos, por ende, estamos condenados a la pica.
Por quienes nos quedamos afónicos no saben de nuestra existencia más que por nuestras voces.
Es una percepción auditiva que en muchos casos te deja sordo.
Yo soy de aquellos y vos de otros, por ende, estamos condenados al fracaso.

En el Mundo de las berretadas, mi triunfo es tu fracaso. Y viceversa.
Si yo gano, vos perdés.
Si vos perdés, yo soy felí'.
Si vos ganás, me voy al mazo sin mostrar las cartas.

La felicidad propia nunca debería construirse bajo la premisa del estado de felicidad o infelicidad de los demás. La felicidad la construye uno, con lo que tiene y con lo que puede. La hace uno con sus logros, sean estos grandes o pequeños. 
Y cuando hay logro, hay festejo. Y no demasiado más.
No existe el espacio para las preguntas.
No existe el espacio para los reproches.
Solo existe festejar.

Cuando sos amargo, la felicidad de la victoria te rompe bien las pelotas. Y te ponés a gritar como un chancho. Para el resto, el Mundo es una victoria y festejo constante.