Diez minutos para diez minutos. - 2014 12 2



Diez minutos son poco tiempo.
Agarro el diez, le resto diez, le sumo diez, me queda diez. Agarro dos, le sumo dos, me queda cuatro, divido por cuatro, me queda uno. Agarro uno, le sumo uno, me queda dos. Dos. Mil. Dos dos.

Una reja en una ventana es tentación para cualquier planta que tenga ganas de contorsionarse en la vida. 
Amo las plantas que crecen bailándole a las cosas. "Uy, pero mirá qué conveniente este palito por acá. Esta rejita por allá. Me voy a re enroscar."

Es un enrosque sano. Es verde, lo cual siempre es sano. Es una planta, lo cual siempre es sano. Y es un enrosque. Un enrosque feliz. Un enrosque chocho. Un enrosque pipón.
Es un enrosque que te permite abrazar con más fuerza las cosas que se mueven con el Viento.

El verde brilla más verde cuando se mueve.
Ver al Viento acariciar el pasto durante diez minutos es suficiente para bajar quinientos cambios. Mil. Mil catorce.

El reloj se desvanece; se revolea por los aires y aprendés a vivir el tiempo como una herramienta común denominador de la existencia en el Mundo.

Chau, Mundo. Mañana seré más tiempo.