Cos of pónch. - 2014 12 15



Tomemos esta ondita arrabalera y sumerjámosla en una pileta honda y vacía.
Agarremos estas vibraciones electromagnéticas y despedacemos el Mundo con alegría.
Hagamos de cuenta que los edificios no existen.

[Los edificios no existen.]

Tiremos una vibrilla tal que la sensación de acomodamiento a la realidad se vea juzgada por las múltiples líneas melódicas que van a desafiar juntas, todas al mismo tiempo, nuestra capacidad auditiva.
Esto que está sonando, ¿¡de dónde carajo viene!?
Esto que suena viene de lugares que no tienen nombre.
Los lugares que no tienen nombre te proponen inventarle nombres a las cosas.

[Inventémosle nombres a las cosas.]

Las fantasías en el Mundo están todas dichas pero sin palabras.
Están ahí, yacen latentes en un magma de incomprensibilidades. Navegan el mar de lo incognoscible.
Las fantasías del Mundo no se pueden conocer si no hurgándolas hasta el último milímetro.
¿Qué hay?
Las fantasías del Mundo no se pueden gozar si no es abriendo bien los ojos y gritando fuerte.

[Abramos bien los ojos y gritemos fuerte.]

...

¡AH!
¡AH!
¡AH!
¡AH!
¡AH!