Lunas. - 2014 11 17



¿Cómo podemos tansformar algo culturalmente horrendo en algo simple?
Quizás cambiándole una sola letra.
Hoy el Sol raja la Tierra. Asimismo la Luna también está.
Y es lunes. Lunes de luna.
¿Qué son los lunes?
Algo en el comienzo de la semana. Un nombre que le ponemos a cierto fastidio. A cierta intolerancia a la distribución del tiempo en términos productivos, sociales, culturales. 
Algo llamado "día", algo llamado "horas". Algo llamado "fin de semana".

Yo nunca pensé que iba a poder desafiar mi concepto de "fin de semana". Aprendí toda mi vida que "se trabaja de lunes a viernes y el sábado y domingo se descansa". Bueno, yo la semana que pasó trabajé martes, jueves, sábado y domingo. ¿Quién lo hubiera dicho? Mi concepto de fin de semana transmutó hacia algo que no tiene un estado de precisa ocurrencia. No existe de por sí si no que se construye en el concepto de "tiempo libre". Es decir: mi fin de semana no existe. No porque trabaje un fin de semana, no, sino porque el concepto de "fin de semana" ya no existe.

¿Cómo podemos transformar algo tan rudimentario como el concepto de un "lunes" (comienzo de semana) en algo lindo?
Para mí, lunes es despertarme a la mañana cualquier día. Es "empezó", "empecé", "empezamos". Es darle comienzo a la vida.
Lunes es un día para mirar lunas. Las lunas son solemnes, miran siempre dulcemente e invitan al Alma a descansar.

Por todo eso, la Secretaría de Administración del Tiempo en forma Weberiana se enorgullece en transmitir que, bajo el Documento que ampara la adhesión en forma indiscriminada del vulgo de la sociedad a las formas políticas de administración de la vida cotidiana, hoy es oficialmente declarado día lunas.