Estrés. - 2014 11 21



Uno, dos, estrés.
Jugá a que las cosas están dadas vuelta.
Jugá a que el Mundo está al revés.

Cuatro, cinco seis.
¿Notás como arriba es abajo y adentro es afuera?
Ya lo notás, ya lo véis.

Siete, ocho, nueve.
Salís a la calle y te das cuenta que flotás.
Flotás hacia el Cielo y ves en la calle cómo llueve.

Diez, once, doce.
Flotar es un ejercicio de relajación
Tus músculos le indican a tu cerebro que se relaje y goce.

Trece, catorce, quince.
Cuando quieras podés bajar, es decisión tuya
Volver a la Tierra a galopar como un lince.

...

Los números sirven para muchas cosas más que para contar. Podés verles intenciones y hacer de cuenta que son Algo que no existe. Podés hacerlos rimar y hacer de cuenta que te molestan.
Hacer de cuenta que te molestan no significa que tu persona deba sentirse molesta.
Hay distintas formas de molestar.
Una forma muy simpática es molestar con una sonrisa.
"Sé que te estoy molestando, de hecho es la idea".
Una forma más sumisa es molestar sin darte cuenta. Ser lo que se dice una persona "boluda".
Un boludo no es un pelotudo. Un pelotudo es un boludo con ganas. El boludo no sabe. No entiende. No tiene ganas. Es boludo porque no sabe ser otra cosa.
El estrés en el Mundo se explica en buena medida porque hay gente pelotuda trabajando y coexistiendo con gente boluda. Y entre medio de toda esa gente estamos nosotros. Y nosotros no nos escapamos. No le decimos que no al estrés. Nosotros también pecamos. Pero ¿qué se yo? Lo hacemos con una sonrisa.