¿Qué vamos a hacer esta noche? - 2014 10 20

Dirijamos la mirada hacia tu mirada.
¿Desde dónde estás mirando cuando ves?
No me pregunto por el orígen, por lo que de los globos oculares hacia adentro ocurre en mediación con tu masa cerebral.
Me pregunto por lo que pasa dentro de la mirada, dentro del contenido y concepto de la mirada.

Sí, ya sé, escribí sobre la mirada ochocientas veces. Bueno, ahora son ochocientas uno.
¿Qué vuelta le encuentro a la mirada cuando pienso en ella?
En cualquier mirada.

En otro momento se me ocurrió pensar que mirar es preguntar si hay Alma.
Y creo que es así.

Ayer se me ocurrió otra cosa.
Tiene que ver con los ojos y las pupilas.
Mirar en cierto sentido es asomarse dentro de las pupilas, pero...
¿Para qué?

¿Qué es preguntar si hay Alma?
En cierto sentido, algo simple. Ver si la mirada está "llena".
Ver si hay Algo.
Alma es, en un sentido laxo, presencia de Algo. De algo, de lo que sea.
Es existencia. 
Ver, mirar, es preguntar si hay Alma y eso tiene que ver con sentir la llenitud (o, en su defecto, el vacío) de la mirada.

Hay miradas que conducen hacia ninguna parte. Son miradas que están perdidas, desiertas, uno las presiona con el dedo y se desinflan. Te das cuenta que estaban llenas de aire, que era un globo, que no existe. Que las pupilas no existen, que son dos puntos negros sin sentido en la persona. Que no van, primero porque no tienen dónde ir. Porque no saben a dónde ir. Porque no saben cómo ir. Segundo, porque no saben qué es ir. No saben lo que es surcar el espacio con una mirada. Porque no saben surcar el espacio. Porque se sienten vacías.

Y hay miradas que llenan porque van hacia alguna parte. No importa dónde. Existen. Son miradas que encuentran, profundas, rechonchas. No hace falta siquiera presionar, uno apoya el dedo y advierte la presencia de llenitud. La pupila está rebosante en algo, en algo que es el Alma y en algo que es el acto de transmitir existencia. Están yendo todo el tiempo porque están entrelazadas y tienen una relación esencial y fundamental con el Mundo. Son miradas que son Mundo.

...

Ahí está.

Hay miradas que son Mundo.

... Llegué a alguna parte.

Gracias, vuelva pronto.