La pliumpliamplia de la cumbiamba. - 2014 10 27



¿Qué es la cumbia?
Sí, no, sí, ya sé. Sí, pero no.
Tiene que ver pero no tiene que ver.
La cumbia es la cumbia.
No estoy hablando del género musical, aunque se podría desprender algún tipo de significado aledaño a la significación social y cultural que tiene dicha palabra en nuestro Universo local y berreta.
La cumbia es un concepto.
Es el concepto de "cosa" "que está hecha más o menos". La acepción de la cumbia que se toma para significar dicho sentido es relativa a que dicho género suele ser relativamente rudimentario. Los ritmos son parecidos, las letras no tienen demasiada producción. Está hecho "más o menos como sale", si bien hay una técnica y producción específicos al género. Está hecho como quien no quiere genuinamente la cosa. 

La cumbia es eso. Es la cosa que está hecha más o menos como sale. De ello se desprende que todo aquello proveniente de la cumbia, todo resultado productivo, recibe la característica de ser "gilada". A veces es lisa y llanamente una gilada, a veces es una gilada un tanto más pequeña o humilde. Una "giladita".

De la cumbia viene la giladita.
... Y todos se regocijaron.

De la cumbia se desprenden, así mismo, otros sentidos con el mismo significado. Otros significantes que se van derivando en forma delirante del concepto de la cumbia. Lo acarician, lo abrazan, lo enternecen y le dan una vuelta de tuerca que logra otra espiral ascendente.

La cumbia es la cumbiamba.
La cumbiamba es la blumbliamblia.
La blumbliamblia es la flunflianflia.
La flunflianflia es la pliumpliamplia.
Ya a esa altura estamos hablando casi de otra cosa. Casi pero no. Seguimos hablando de la flunflianflia, de la blumbliamblia, de la cumbiamba y, por asociación irrestricta, de la cumbia.

Había una vez un miau que hacía miau. Y resulta que una vez yo tuve un miau que le decía cosas a otro miau. ¿Qué le decía el miau al otro miau, precisamente? Usted lo ha imaginado: miau.
Resulta que a ese miau le cabía la cumbiamba porque le súper pintaba giladear la giladita. Entonces, un día, pintó la blumbliambleada y se pasó un toque of the rosquet. Flunflianfleó. Repentinamente se dio cuenta que lo que había sido su viaje del tóor había cobrado dimensiones y escalas pliumpliamplísticas. 
... Y todos se regocijaron.

La cumbia es eso, hecho más o menos "así", como el Mundo, como la giladita, como la Filosofía. ¡Como tu vieja!