Solo sé vivir. - 2014 10 31



(Te propongo un ejercicio rápido).
(Repetí las siguientes frases en el orden propuesto con presto detenimiento a cada sílaba y las anotaciones entre paréntesis).

Yo solo sé que para vivir solo hace falta vivir.
Yo solo sé que para vivir hace falta vivir.
Yo solo sé que para vivir falta vivir.
Yo solo sé que para vivir falta.

(Ahora tiramos un rayito cósmico. La Falta pasa a un segundo plano. La fetichizamos. Le decimos que es pero no es. La psicotizamos. La narcotizamos. Le hacemos un enema con actos fallidos). 

Yo solo sé que para vivir falta.

(Le ponemos una coma).

Yo solo sé que para vivir, falta.

(Nos cagamos en la falta).

Yo solo sé que para vivir,

(Le ponemos una onda intelectualoide al pedo).

Yo solo sé para vivir

(Le sacamos las excusas).

Yo solo sé vivir

(Y ahora nos olvidamos de nosotros mismos).

Solo sé vivir.

...

Eso es todo.
Esa es la historia de mi vida.
Solo sé vivir.

Mr. Unfollow Unfollow. - 2014 10 31

¿Qué dicen los ojos que no miran?
Encontrar miradas en el espacio cotidiano es un juego de entrecruzamiento de verdades.
El intento conecta y las pupilas hacen el resto. Pero no.

Miradas fugaces; se pierden, caen atónitas ante la perseverencia del ojo ajeno. Ante la insistencia suave y el convite a llenarse el Alma de sinrazón.

Mirémonos los uno(s) a los otro(s) y vamos a encontrar algo que no tiene sentido. Es que estamos acá, en este lugar, sabiendo que no sabemos qué estamos haciendo mientras lo hacemos.

Va a haber miradas que van a vomitar esfuerzos inútiles y superficiales. Miradas que pensás que sí y, al poco tiempo, te das cuenta que no. No es personal. No es con vos. Es con tu mirada, que quiere decir otra cosa.

¿Por qué estamos en los mismos lugares? ¿Qué compartimos en la representatividad del mismo tejido cotidiano? Generar preguntas genera respuestas que generan más preguntas.

¿Qué tal si cambiamos todos los "o" por "y"? Lo mismo con los "pero".
Seguir una mirada es una tarea complicada. La realidad cotidiana de hoy en día te expresa que, si mirás a alguien por más de diez segundos:
- lo querés matar
- le querés robar
- querés cojer
- estás de la cabeza
- todas las anteriores

¡Y mirar es tan básico! Y seguir con la mirada tan complicado. Entonces agarrás y mirás y, a quienes despertás miedo, dejás de mirar. Dejás de seguir. O no te interesan. No importa. En ese momento dejan de existir para no complicarles la existencia. No sabés y no te interesa. Están en su mambo y los estás visitando sin haber coordinado día y horario.

Los dejás de seguir.

Los uno(s) del(os) Mundo(s). - 2014 10 30



La realidad es un Mundo. O dos. O tres.
¿Cuántas personas pueden transitar, al mismo tiempo, una porción de Real?
Salir a caminar, a encontrar Mundos en el Mundo. Reales en la realidad.
¿Cómo actúa la sorpresa pero, más importante aún, cómo actúa la indiferencia?
¿Qué es indiferir algo?
Hay una porción de torta de lo Real que nunca vemos. Está visible cuando entrecerramos los ojos. Cuando prestamos desatención a lo que pasa durante la vida.
Cuando hacemos de cuenta que no estamos mirando cuando nos miran.
Cuando insistimos en hacer las cosas de determinada manera sabiendo perfectamente bien que solo van a salir de otra.

Hay un Mundo que escapa a lo Real. Y un Real que escapa a la realidad. Y un Real que escapa a otro Real. Y un Mundo que se escapa del Mundo pero sigue estando en el Mundo.
Es que el Mundo nunca es uno.
Como Uno, que no existe.
Nadie somos Uno.
No existe la unidad.
...
Sí, lo siento. Malas noticias. No existe la unidad. No existe el Uno. Existe la conciencia colectiva. Existe la Energía y los lazos infinitos. Pero no existe el Uno. Al Mundo de nuestro Mundo no le apetece el Uno. No, y no por una cuestión personal de gustos si no por una valoración de otro Mundo, el Mundo de las pretensiones de ego encubiertas.

Ajeno indiscriminadamente a mi voluntad, a mi Mundo le chupa un huevo la idea de Mundo. No le importa porque no está pensando en ella. No está pensando el Mundo. El Mundo no se piensa a sí mismo en el sentido que no tiene una conciencia o un proceso de cognición. El Mundo solo sabe existir.

El Mundo solo sabe existir.

...

No le pidamos cosas al Uno. Yo solo creo en la Energía. ¿Calentaste un café? Energía. ¿Le sonreíste a un bebé? Energía. ¿Compartiste un orgasmo fantástico? Energía. 
Mirar por la ventana también es Energía.
Tu vieja también es Energía.
¡Y lo lindo de la Energía es que no existe!

Hoy el Mundo tampoco existe, porque se quiere desaparecer de sí mismo y solo premedita un intento engañoso y berreta de hacer de cuenta que no nos damos cuenta que el Mundo es indivisible e infragmentable. Que todas las versiones de Mundo coexisten. Que no existe el Uno si no los unos. Que no existen los otros, si bien existe el Otro. Y el orto también.

... Que en este Mundo -que solo sabe existir- existen los unos.

DESUJÉTESE, INTÉGRESE, FENOMENÍCESE Y EXÍSTASE. 

With chaparrones. - 2014 10 29



A lídel bid of dis
A lídel bid of dát
A lídel bid of dis
A lídel bid of dát

La lluvia es un eco de la Tierra. 

A lídel bid of dis
A lídel bid of dát

Llover es un proceso de cambio y lavaje de la superficie hacia abajo. Llover es un encuentro entre Cielo y mar. Es un sánguche de existencia, porque todo lo que nos rodea es agua. Y casi todo lo que nos compone, también.

A lídel bid of dis
A lídel bid of dát

No pretendas algo de la lluvia. La lluvia es parte de la Naturaleza y la Naturaleza es, sin importar qué, cómo y dónde.
No pretendas algo de la lluvia. Hay gente que muere por un poco de agua (y desidia humana) y gente que pierde todo por agua (y desidia humana).
No pretendas algo de la lluvia porque la lluvia no pretende algo de nosotros. Y actúa sin importar.

A lídel bid of dis
A lídel bid of dát

Dejemos en paz las cosas naturales y concentrémonos en lo que importa, que es el curso de nuestras acciones durante el episodio.

¿Por qué corremos cuando llueve? ¿Qué efecto tiene la lluvia en nuestro Ser?
No me vengas con que se te moja el pelito y justo salís de la peluquería. Todos y todas no salen justo de la peluquería cuando llueve.
Hay algo que pareciera inherente a la historia de la raza en relación a los sucesos naturales. La lluvia invoca un sentido originario de búsqueda de refugio. Por eso corremos. Llover nos recuerda que probablemente estamos frente a un peligro. Y hay que escaparle.

A lídel bid of dis
A lídel bid of dát

Está muy bien. ¿Cómo podríamos criticarnos? Así y todo, es curioso. ¿Qué efecto social tiene mostrarse mojado? ¿Qué pasa con nuestro sentido de la estética cultural? 
¿Qué pasa cuando te mojás? ¿Acaso dejarte navegar por una lluvia es empaparte durante un orgasmo? ¿Qué pasa con el Mundo cuando llueve? ¿Y con el mundo?
Nada pasa. Las cosas se mojan y ya está. La lluvia acaba. Como vos.

Las cosas del Mundo se mojan. Acaban. Y todo puede volver a comenzar a Ser.

...
A lídel bid of dát

La energía. - 2014 10 28



Imaginate una letra 'X'. 
Así, sí. Así la estás viendo en dos dimensiones.
Ahora, hacé este ejercicio: ¿viste el punto en donde se cruzan las dos líneas que forman la forma de la letra? El punto de intersección.
Visualizá que la letra está acostada y que ese punto de intersección, esa encrucijada, comienza a elevarse. Se levanta, va cobrando altura y tridimensionalidad.
Cobra altura y se erige como una montaña, como un pico nevado.

Bueno, el Poder es eso. Una letra 'X' tridimensional, una montaña con un pico nevado de cocaína.
Eso es el Poder. Cocaína.
Eso es el Poder. Un pico. Lo alto y lo más abajo. La verticalidad. Lo escueto, lo insignificante, el amor jerárquico a las alturas.

El Poder no existe. Es una construcción humana, es relacional. No existe Poder si no hay una persona que confiere Poder a otra y una persona que asume dicho Poder. Y el Poder no existe, porque no existe eso, porque esa es la gama más aberrante de las relaciones humanas.

Sí, existe, pero no existe. No tiene sentido. Tiene sentido, pero es un sentido hueco. Es un sentido que, para empezar, habla del sometimiento de la voluntad de un uno a la voluntad de un otro. Eso es Poder. Sometimiento de la voluntad. 

Bueno.

Ahora agarrá esa letra 'X' y destruila, porque ya la vimos y ya entendimos que no sirve para más.
Agarrala y mordela, pateala, escupila. Cagala, amala, abrazala, besala. Pegale latigazos, llorale encima, hacé de cuenta que es tu Dios y que mañana a las nueve tenés que estar arriba. Ahí arriba. En la cima. En la plenitud de la droga.

El Poder es droga y toda droga es gilada.

Esa 'X' ya no existe. 

Ahora mirás una letra "C". Mirala. Mirá cómo está encorvada en un arco de tensión. Mirá cómo tiene dos extremos que no se tocan.
¿Qué estamos viendo cuando vemos una letra "C"? Hay un arco, hay tensión, hay dos extremos. Y hay algo más. Hay espacio. Está el espacio que bordea y define la letra en su interior. Está ese vacío. Ese vacío que no está vacío. ¿Qué es ese lugar? ¿Por qué está vacante?

Un vacío es una cosa que sirve para muchas otras. 
Vacío es bancarse la angustia, vacío es un flor de asado, vacío es una mirada perdida y una piba que no deja de llorar.
Y vacío es otra cosa. Siempre hay otra cosa.
El vacío que engorda la "C" con ausencia es la definición, por antonomasia, de la energía.
La energía es una cosa que no está. No existe. Existe pero no existe. Está latente porque no es algo que se fenomenice de manera clara. Por lo menos no a ojos desatentos.
La energía es una expresión. No requiere de alguien. No requiere de una relación de Poder. Requiere de nadie.
La energía es libre. Es libre y es suficiente. Por eso le ponemos mayúscula a esa "E" y pasamos a llamarla Energía.
La Energía es lo que está sin importar algo. Es lo que reside en el Mundo desinteresadamente. Como la Naturaleza.
Yo me cago en el Poder y me concentro en la Energía.
La Energía se convida y no tiene nombre. No tiene cantidades. Doy y siempre tengo más. Nunca se acaba. Duermo y descanso. Me levanto y estoy de vuelta. Nunca doy pensando que voy a recibir. Siempre recibo sin importar si voy a dar. La energía no es relacional. No es ni buena ni mala. Ni positiva ni negativa. Es. Tiene vibraciones más finas y más densas, más compuestas y más simples. Pero siempre es Energía.

...

Caguémonos en el Poder.
Caguémonos en el Poder y concentrémonos en la Energía.
En la Energía.
Energía.

La pliumpliamplia de la cumbiamba. - 2014 10 27



¿Qué es la cumbia?
Sí, no, sí, ya sé. Sí, pero no.
Tiene que ver pero no tiene que ver.
La cumbia es la cumbia.
No estoy hablando del género musical, aunque se podría desprender algún tipo de significado aledaño a la significación social y cultural que tiene dicha palabra en nuestro Universo local y berreta.
La cumbia es un concepto.
Es el concepto de "cosa" "que está hecha más o menos". La acepción de la cumbia que se toma para significar dicho sentido es relativa a que dicho género suele ser relativamente rudimentario. Los ritmos son parecidos, las letras no tienen demasiada producción. Está hecho "más o menos como sale", si bien hay una técnica y producción específicos al género. Está hecho como quien no quiere genuinamente la cosa. 

La cumbia es eso. Es la cosa que está hecha más o menos como sale. De ello se desprende que todo aquello proveniente de la cumbia, todo resultado productivo, recibe la característica de ser "gilada". A veces es lisa y llanamente una gilada, a veces es una gilada un tanto más pequeña o humilde. Una "giladita".

De la cumbia viene la giladita.
... Y todos se regocijaron.

De la cumbia se desprenden, así mismo, otros sentidos con el mismo significado. Otros significantes que se van derivando en forma delirante del concepto de la cumbia. Lo acarician, lo abrazan, lo enternecen y le dan una vuelta de tuerca que logra otra espiral ascendente.

La cumbia es la cumbiamba.
La cumbiamba es la blumbliamblia.
La blumbliamblia es la flunflianflia.
La flunflianflia es la pliumpliamplia.
Ya a esa altura estamos hablando casi de otra cosa. Casi pero no. Seguimos hablando de la flunflianflia, de la blumbliamblia, de la cumbiamba y, por asociación irrestricta, de la cumbia.

Había una vez un miau que hacía miau. Y resulta que una vez yo tuve un miau que le decía cosas a otro miau. ¿Qué le decía el miau al otro miau, precisamente? Usted lo ha imaginado: miau.
Resulta que a ese miau le cabía la cumbiamba porque le súper pintaba giladear la giladita. Entonces, un día, pintó la blumbliambleada y se pasó un toque of the rosquet. Flunflianfleó. Repentinamente se dio cuenta que lo que había sido su viaje del tóor había cobrado dimensiones y escalas pliumpliamplísticas. 
... Y todos se regocijaron.

La cumbia es eso, hecho más o menos "así", como el Mundo, como la giladita, como la Filosofía. ¡Como tu vieja!

Ser en cualquier lugar. - 2014 10 26

Entrás y te das cuenta que todos están ahí.
Ahí está ese Todo.
Y lo atravesás.
Lo mirás, lo mirás, lo mirás. Los mirás. 
¿A dónde vas? No importa si sabés dónde estás.
Vos estás en cualquier lado.
En cualquier lugar.
¡Y existís!
En cualquier lado.
Y en cualquier lugar.
Sos en cualquier lugar.
Las miradas te atraviesan y vos las atravesás con la mirada. No hay filos ni cuchillos. Solo hay miradas y Energía. Y nada más.
Siempre hay nada más. Porque siempre hay algo.
¿Hoy hay Algo? Entonces también hay nada más.
Más nada.
Más, por favor.
Más.
Nada más, mas, nada mas más nada.

Masmásnada.

...

Ubicame en tu palmera.

Frafrofrí. - 2014 10 26

Hoy me voy a morir contento.
Ayer ya pasó, fue un torbellino, un espectro audiovisual genuino.
El sonido también viaja por imágenes, retumba y te sacude. Te sacude pero te sacude, te agarra de los brazos, de los hombros, de los tobillos y te zamarrea fuerte y feliz.

Fuerte y feliz. Las palabras que se escriben con "f" tienen un tono particular de felicidad.
Fuerte.
Feliz.
Afrobeat.

¿Qué es bailar cuando no podés hacer otra cosa que estar bailando?
Para mí, bailar es estar endemoniado. Endemoniado por mis demonios, no hace falta alguna otra cosa. Es estar en trance, en un estado de eclipse parcial en donde día y noche te indefinen el Alma. 
¿Dónde está mi alma cuando bailo?
Está ahí, en cualquier lado, está adentro mío y saliendo por mis brazos, por mis pies, está en el ruido del sonido y el pasito loco que se me ocurra en el momento.

Hoy me muero un rato con una sonrisa. Dormí poco, descansé bien, me levanté risueño y acá estoy.
Voy a jugar a hacer de cuenta que el Sol me canta una canción y el movimiento sigue.
Es que sí; el movimiento sigue. Todo péndulo de sonido es infinito, constante; así como no podría (ni querría) callar las voces que a veces visitan mi conciencia, tampoco me es necesario callar el eco del sonido que retumba en mi memoria.

La música es.
La música es, siempre.
La música es, siempre, sonreír.

Pelástico. - 2014 10 25



Los agujeros son lugares que van hacia ninguna parte.
¿Qué es ser más elástico?
"Elástico" está ahicito nomás de "plástico".
Pinta el análisis.

- la "e" y la "p" están entongadas. "E" y "p" siempre son elástico y plástico. El elástico es plástico y el plástico es elástico. Son dos caras de una misma moneda.
- la "e" y la "p" tienen una misión conjunta más allá del proyecto "lástico". Están emparentadas en quehaceres cotidianos que exceden a la elasticidad y la plasticidad. "EP", en términos de industria musical, es "extended play". "Versión extendida". Es una especie de producción que no llega a ser un disco formal per se (o un "long play") y tampoco es una obra suficientemente corta como para reducirse a un "single". Es una versión extendida que igualmente "no tanto".
- "E, pé". Hay alguien llamando a otra persona. "Escuchame una cosa, Pé". Es un llamado. ¿"P" puede ser "p" de "pulsión"? ¿Hay una pulsión que invoca un llamado? ¿A "Pé"? 

¿Quién es Pé?

Un elástico es una cosa que sirve para darnos cuenta que el Mundo es plástico.
La materia tiene cierta tendencia a elongarse en la superficie terrenal de la vida. 
¡Como los cuerpos!
¿Cómo, los cuerpos?
Como el pensar. Elongar el pensar.
Elongar todo. Elongar las rodillas.
Elongar las orejas.
Elongar la vida.
Elongar es decirle a tu Cuerpo que sea un EP. 
La vida es un lugar lleno de elásticos.

Quince minutos para ir a ninguna parte. - 2014 10 24



Quince minutos son quince minutos.
El tiempo no vale dinero.
Hagamos de cuenta que sí.
Quince minutos son "esguinces y puntos".
Una minuta tranquilamente es una milanesa a la napolitana.
¿Qué creemos cuando decimos que creemos en el Sol?
Hoy no voy a cenar ni una empanada.
Aunque me guste. Aunque me encante la empanada.
¿Viste cuando la pedís picante y, por "picante", la persona que las hace entiende que "le pongo ají molido y estamos"?
Bueno, eso.
"Le pongo ají molido y estamos".

El tiempo no vale tu dinero. Ni el mío. El tiempo es una creación constante que va hacia ninguna parte. Es un bolsillo hueco, con un agujero por donde se te caen las monedas. Esas monedas que ni siquiera usarías porque, hoy en día, cualquier cosa que valga menos de un peso no existe.
El tiempo es un tirano. Me cago en el Cosmos, que es quien dio los indicios para que nuestra raza dijera "ah, che, pareciera que la vidita en este Universo funciona más o menos así. En nuestro sistema solar es más o menos asá. Si la flasheamos por acá, más o menos va a tener sentido".

Sentido.
El tiempo sentido.
El tiempo sin sentido.
El tiempo sin ser sentido.
...
El tiempo es cosa de locos.
Y nuestras cuerdas vocales se esguinzan de solo pensar en que el tiempo que pasa tiene que ver con otra cosa.

No van a ser quince. Fueron tres.
Pero tres por cinco es quince. Así que todo bien.




La calor no existe. - 2014 10 23

Tres minutos para estar muerto. - 2014 10 23



Hay un enano verde invisible en mi jardín.
"Eh, pero chabón, ¿cómo sabés que es verde si es invisible?"
Porque me lo contó.

Tengo cierto magnetismo hacia la presencia de figuras fantásticas en la vida.
No me refiero a fantasmas, ni a demonios, ni presencias. Me refiero a seres fantásticos que se cagan en la onda de vivir una vida normal, a quienes se les canta que está todo bien con aparecer en tu jardín, arriba de algún tronquito de alguna enredadera y mostrarte el culo cuando lo observás sorprendido.

DUENDE HIJO DE P--no, pará. Está todo bien.

Duende bueno.
Duende copado.
Duende lindo.
Duende bonito.

"Che pero pibe, dijiste que era un en--"DUENDE. Dije "duende".
Duende es casi como decir "donde". Y me pinta ponerle tilde. "Dónde".
Dónde.

Duende es casi como preguntar a dónde.
Duende es casi como ir a algún lado o imaginar el camino o ruta hacia alguna parte.
Los seres fantásticos son analógicos a la moción de trasladar tu presencia hacia algún tipo de sendero.

Artículo sustantivo adjetivo verbo adjetivo preposición artículo sustantivo preposición verbo adjetivo sustantivo preposición adjetivo sustantivo preposición sustantivo punto

...

Ni siquiera sé si fueron tres. treSeguro que sí.

Lhombrisas. - 2014 10 23



El compost es lo mejor que le podés hacer a la vida.

Ya sé, ya sé, no es LO mejor.
Pero es algo copado.
Imaginate esto: andás por la vida generando residuos y desechos.
Agarrás parte de esos desechos y se los das de comer a unas lombrices re panchas y rechonchas que lo reciben con los brazos (y las bocas) abiertas.
Se lo morfan y generan un residuo rico en un macroelemento que hace que la Naturaleza crezca con ganas. Así, "Naturaleza", con "n" de nitrógeno.

El proceso es, más o menos, así:
- la Naturaleza nos pone en el escenario.
- como raza hacemos cosas con sus frutos y elaboramos artilugios para usarlos de determinada manera.
- los usamos de determinada manera y, en el proceso, generamos desechos con las partes que no usamos.
- tiramos esos desechos en un lugar particular de Naturaleza (léase: la compostera)
- le avisamos a las lombrices que ya está la comida. A ver...

...

¡¡¡A comeeeeeeeeeeer...!!!

...

- las lombrices vienen rechonchas y se morfan todo. Todo. De a poquito. Pero todo. 
- luego de morfar se echan flor de garco y te dejan un hermoso compost negro granulado súper fértil.
- Fin. Ingesta de perdices y sentimiento de felicidad.

El compost es la mejor manera de amar la Naturaleza. Es decirle: "ok, vamos a hacerte la gamba. Voy a crear un montículo particular de vida para fomentar la vida."

Una lombriz es un anélido con excelentes intenciones para con la vida.
La lombriz no te mira, no pregunta, no recrimina. No te rechaza nunca un plato de comida.
¿Hoy hay cáscaras de papa de vuelta? Vamos con las cáscaras de papa.
¿Hay semillas de mandarina? Vamos con las semillas de mandarina.
¿Hay papel? Vamos con el papel, nunca está de más limpiarse la boca con una servilleta luego de comer.

LOM-BRI-CES.

Detengámonos en esta particular palabra.

"LOM" claramente está queriendo decir: "l' Om".
Es decir: las lombrices son una especie particular de anélidos Zen. Les gusta estar en paz, en estado de meditación activa y latente. Relajadas para con la vida en la vida misma.

"BRI" claramente está queriendo decir que las lombrices tienen cierto tipo de amor por el bricolage. No me parece para nada raro considerando que el cuerpo de la lombriz está compuesto por una serie de anillos pegoteados y contorsionantes entre sí.

"CES" está hablando, sin ningún lugar a duda, de lo que pasa cuando las lombrices viven y degluten la comida. Forman "heCES", que son, precisamente, lo que se denomina compost.

"Compost" me retrotrae a "compota". Un compost es, en cierta medida, una compota de morfi deglutido por lombrices. Y otros bichos también.
Porque si algo hacen las lombrices, es invitar a todos a la fiesta. Repartir el banquete. Poner, siempre, una silla de más. 

...

Las lombrices son lo más.

Volver a la vereda. - 2014 10 22

>miáumiaumiaumente<

Un caballero es un hombre que no respeta a las mujeres. - 2014 10 21



Ser caballero no garpa porque garpás.

...

Un caballero es una persona que no.
¿Cómo demostramos esto?
Veamos...

Las personas existen en el Mundo en igualdad de condiciones diferentes.
Dejando de lado el estatuto político institucional, se podría argüir que Todos somos Nadie.
¿Quién es Alguien? Nadie en particular, Todos.
Somos coexistentes en este magma de cosas de la vida.

Mi derecho, en el tejido social, viene esquematizado a partir de la conjugación de derechos y situaciones particulares del momento vivido. Hay millones de personas con "un poquito más derecho que yo", o, bien podríamos decir, millones de personas que tienen otro tipo de prioridades y/o necesidades.

Tomando el grupo colectivo imaginario de "mujer", "las mujeres", entendemos que, como tales, fueron cagadas a palos físico-simbólicamente a lo largo de los siglos. 
No me interesa hacer historia. Basta preguntarle a alguna mujer.
¿Y qué pasa con eso?
¿Qué hacemos a partir de eso?
Ahí es cuando digo que "ser caballero, no".

Hace mucho tiempo leí una historia que rezaba algo así:
Había una vez un chabón que, para esquematizar por qué le parece que la caballerosidad es un acto de machismo, recurrió a contar una historia que rezaba algo así:
je

--
Érase tiempo de reinados y un príncipe soltero conoció a una anciana decrépita por la calle, ayudándola en algún menester. La anciana le dijo: "soy, en realidad, una hechizera absoluta. Soy decrépita y también hermosa. Y como veo en tu corazón bondad, quisiera vivir la vida contigo. Pero para esto, te voy a tener que hacer elegir. Vas a poder elegir entre:
- vivir juntos siendo yo una vieja decrépita de día y reservando mi belleza y hermosura para la intimidad de nuestras noches.
- vivir juntos exponiendo mi belleza y hermosura de día y reservar lo decrépito de mi apariencia actual para la intimidad de nuestras noches."
¿Qué eligió el príncipe?
--

¿Qué elegir?

La caballerosidad es un acto de pensar, no en el otro, si no por el otro.
Sí, que las personas que se sientan tocadas en su ego vengan al humo.
"Ay, pero es lindo que te hagan cosas lindas".
Yo no estoy hablando de vos.
Una cosa es que te lo hagan porque sos una persona y otra cosa es que te lo hagan por ser una mujer.
Son dos actos específicos que tienen que ver con cosas completamente distintas.
Si te sentís frágil y débil ante la vida, necesitás un príncipe azul, querés una vida de ensueño con un hombre que provee sobreexageradamente, bueno... vos elegís, claro está.
El punto es otro. No indagar qué elegís.
Indagar qué eligen los hombres que eligen ser caballeros.
¿Qué eligen los hombres que eligen ser caballeros?
Para mí, eligen esbozar una fina capa de machismo en un estilo risueño, pomposo y descarado. 
Para mí, elegir ser bondadoso con las personas es elegir ser bondadoso con las personas, sin importar su sexo, género o lo que les interese tener en la cama.
Para mí, no es tanto una actitud de bondad si no de generosidad y simpatía. Sin importar que "generosidad" contenga "género" en su composición.

...

Este escrito no tiene chasquido final. Es una reflexión.
Si buscabas que yo elija "hacerme cargo" y terminarlo de alguna manera, te engañé.
Vas a tener que elegir vos.

Antes que el Mundo despierte. - 2014 10 21



Antes que el Mundo despierte la brisa vuela sin alas.
Ayer el Mundo se acabó. Y fue un paso. O dos. Hacia cualquier-alguna otra-cosa.

Antes que el Mundo despierte hay una luz particular que entra por tu ventana. Es la luz de las cosas que retoñan y deciden, en tu cabeza, que hoy viven un día más. 
Las cosas del Mundo se ponen de acuerdo y dicen: "dale".

Antes que el Mundo despierte no existen tus problemas. Te das vuelta y estoy yo, yo casi me olvido que estás. Eso significa algo. Y es algo bueno. Es que estás sin necesitar estar. Creo que estás en paz.

Tranqui.

Antes que el Mundo despierte me doy cuenta que solemos tener problemas al pensarnos trabajando.
¿Qué es hacer que el Mundo esté en movimiento?
A los árboles no les cuesta crecer ni producir follaje.
A los animales no les cuesta comer, cazar, cagar, cojer y morirse.
A nosotros sí.
Nos cuesta todo.
Estamos viviendo para atrás. 
Y no importa, porque nadie nos puede decir qué. Ni cómo.

Antes que el Mundo despierte doy la vuelta al mundo en mil ideas.
Mil uno. Los payasos no existen.
Mil dos. Reír no es lo mismo que sonreír.
Mil tres. El vacío es pero no existe.
Mil cuatro. No existen los silencios incómodos.

...

...

Y una vez que despierta el Mundo, tu Mundo, el Mundo, ahí decidís. Tu Mundo puede ser también el Mundo. Tu Mundo puede ser parte del Mundo en el mundo. Vos decidís. O ese Mundo se va a la recalcada concha de su madre y te sumergís en el mundo del Mundo porque no te queda otra, o decidís que tu Mundo es lo mismo que el Mundo y te sentís libre y responsable de adueñarte de la parte de realidad que lográs conseguir en la vida. Adueñarte sin ser dueño. Ser responsable sin sentir culpa. Amar sin pretender ser amado. Entender una carcajada durante un lechazo.

Antes que el Mundo despierte, el Mundo te ofrece una posibilidad engañosa: la de quedarte con la "u" de "Mundo" y alargarla.

... Uuuuhhhhh...

Es el Mundo que está probando tus neuronas. 
Mil tres. 
Mil dos. 
Milundo.

Medite con la sal. - 2014 10 20


¿Qué vamos a hacer esta noche? - 2014 10 20

Dirijamos la mirada hacia tu mirada.
¿Desde dónde estás mirando cuando ves?
No me pregunto por el orígen, por lo que de los globos oculares hacia adentro ocurre en mediación con tu masa cerebral.
Me pregunto por lo que pasa dentro de la mirada, dentro del contenido y concepto de la mirada.

Sí, ya sé, escribí sobre la mirada ochocientas veces. Bueno, ahora son ochocientas uno.
¿Qué vuelta le encuentro a la mirada cuando pienso en ella?
En cualquier mirada.

En otro momento se me ocurrió pensar que mirar es preguntar si hay Alma.
Y creo que es así.

Ayer se me ocurrió otra cosa.
Tiene que ver con los ojos y las pupilas.
Mirar en cierto sentido es asomarse dentro de las pupilas, pero...
¿Para qué?

¿Qué es preguntar si hay Alma?
En cierto sentido, algo simple. Ver si la mirada está "llena".
Ver si hay Algo.
Alma es, en un sentido laxo, presencia de Algo. De algo, de lo que sea.
Es existencia. 
Ver, mirar, es preguntar si hay Alma y eso tiene que ver con sentir la llenitud (o, en su defecto, el vacío) de la mirada.

Hay miradas que conducen hacia ninguna parte. Son miradas que están perdidas, desiertas, uno las presiona con el dedo y se desinflan. Te das cuenta que estaban llenas de aire, que era un globo, que no existe. Que las pupilas no existen, que son dos puntos negros sin sentido en la persona. Que no van, primero porque no tienen dónde ir. Porque no saben a dónde ir. Porque no saben cómo ir. Segundo, porque no saben qué es ir. No saben lo que es surcar el espacio con una mirada. Porque no saben surcar el espacio. Porque se sienten vacías.

Y hay miradas que llenan porque van hacia alguna parte. No importa dónde. Existen. Son miradas que encuentran, profundas, rechonchas. No hace falta siquiera presionar, uno apoya el dedo y advierte la presencia de llenitud. La pupila está rebosante en algo, en algo que es el Alma y en algo que es el acto de transmitir existencia. Están yendo todo el tiempo porque están entrelazadas y tienen una relación esencial y fundamental con el Mundo. Son miradas que son Mundo.

...

Ahí está.

Hay miradas que son Mundo.

... Llegué a alguna parte.

Gracias, vuelva pronto.

Los anteojos. - 2014 10 19



Se viene la calor.
Se vienen los mosquitos.
Esta es la historia de los anteojos.

Te odio porque te quiero. - 2014 10 18



Te odio porque te quiero.
Hoy sos una sonrisa de acá a la China.
¡Ya sabés! No te odio; no. Es un odio de mentira. De mentirita.
Es un odio que sonríe.
Es deseo.

Hoy te odio porque te quiero.
No me interesa mirar más a través de la ventana.
Ahora veo lo que escribo y transmito ese odio en cada letra que tipeo.
Hoy transmito el odio en forma de boludeces
Y de amor.

Hoy no te odio porque te odio porque te quiero.
Hoy te quiero porque no te odio porque te odio.
Hoy no te quiero. ¡Mentira! Te quiero. Y te odio. Y te quiero. Y te odio. Y, siempre, al final, te quiero. Aunque te odie. Porque te quiero. A pesar que te odie. Y te quiero. Porque te odio. Pero te quiero. Y te quiero. Te quiero.

...

Te quiero.

En la Nada. - 2014 10 18

Hace mucho tiempo escribí que existir tiene que ver con un proceso de cambio.

En este prceiso instante estoy escribiendo sin mirar el teclado. Tengo la vista fijad en el cielo nublado. ¿Cuánto podré resistir sin mirar lo que escribo? Sin querer atinar a editar, a fijarme dónde le pifié. Uh, ahora me parece que le pifié en una.

Este escrito va a quedar así. Así como salga, sin edición, mientras escribo mirando al cielo nublado que se deja entrever por mi ventana.

Existir tiene que ver con un proceso de cambio.

¿Qué es ver cuando uno escribe?¿Qué es estar leyendo lo que uno escribe?

Yo eescribo rápido. Siempre escribí muy rápido. Quizás tiene que ver con que desde chico aprendí a tocar el piano, y era bastante bueno tocando. Quizás porque de chico me di mañana con la computadora. En las clases de Informática de 4to grado era "el chabón que escribe como una luz". Escribía realmente rápido. También me dedicaba a hincharle las pelotas a Marisa, mi profesora, formateando las computadoras de la sala. Me odiaba. Y yo la quería. Y le formateaba todas lass máquinas. Sabía usar el DOS. Me metía para placer de todos mis compañeros y... ¡pumba! Formateandoooo...

Existir tiene que ver con un proceso de cambio.

Tocar el piano siempre fue, para mí, no mirar lo que toco. Tan solo tocar. No entender. Improvisar. Siempre improvisar. Nunca pude aprender a leer partituras porque no me interesa saber leer partituras. No me interesa saber leer. Me interesa tocar y nada más. Parte de mi gusto tiene que ver c on dármela de que sé tocar lindo sin haber aprendido en la puta vida a leer. Y, de hecho, las clases que recibí iban siempre en esa tonalidad. Era mostrarme cosas, escalas, cosas técnicas, muy poquitas, que servían para ue luego, yo, con mi deseo de hacer música, flasheara la que fuere.

Con la percusión me pasa lo mismo.

Con la escritura me pasa lo mismo. Yo no veo cuando escribo. Después miro, edito, reviso, corrijo, pienso, repienso, reflexiono. Pero primero, es esto. Primero es esto, mirar sin mirar, escribir sin darme cuenta, dejar que todo lo que no sé actúe y se ponga en obra, deentrando al escenario de un manotazo al telón principal.

Escribir sin editar, sin corregir, puede ser esto. Puede ser improvisar un poquito en el piano. Tocar algo de percusión. Con errores. Con cosas que no se saben.l Puede ser esto.

Hoy me doy el placer de escribir sin mirar el teclado, sin mirar el monitor, sin ver qué estoy haciendo. Escribiendo, pensando lo que quiero decir, sin preocuparme demasiado por si lo estoy realmente diciendo. Hoyme doy el gusto de escribir sin mirar lo que escribo. Como cuando hago música, que no pienso. O, mejor dicho, estoy en la Nada.

Hoy, escribir es estar en la Nada.

El hambre. - 2014 10 17

Es muy complicado escribir sobre el hambre.
Es muy complicado. 
Yo estoy acá, sentado, en la comodidad de mi silla. Tengo puesta una campera que compré a cincuenta pesos en el 2001. Una campera horrible pero que funciona como campera. Tengo puestos unos pantalones que compré a cuarenta pesos en el 2009 en Once. Tengo puestos unos boxer que compré a treinta pesos, no recuerdo ya dónde. Tengo una musculosa beige que compré hace más de cinco años a treinta pesos en un local cerca de mi casa. Tengo ropa.

Es complicado hablar y escribir sobre el hambre.
Estoy sentado en la comodidad de mi silla. Escribiendo. Tengo dos manos. Sé escribir. Sé leer. Tengo un monitor enfrente. Lo compré con mi plata. El monitor está sobre un escritorio, que compré con mi plata. En el escritorio hay una planta, que compré con mi plata. Hay una taza con café y no es un café barato (y lo compré con mi plata). Hay unos parlantes para nada baratos. Suena música que escuchan las personas que nunca pasan hambre. Estoy rodeado.

Estoy rodeado de cosas que me hacen sentir un ingenuo para hablar y escribir sobre el hambre. 
Todo mi basamento material me brinda una sensación y estado de, ante todo, placidez. 
¿Quiero comer algo? Voy a la heladera, abro la puerta. Algo va a haber. ¿No hay? Abro la alacena, algo va a haber. ¿No hay? Voy al condecucho. ¿No hay? Agarro mi billetera, confirmo que siempre va a haber algo de plata, voy y compro. Lo que quiera. No, lo que quiera no... pero lo que quiera. Voy y compro.

"Hambre" no es "voy y compro". Eso de seguro. Hambre es otra cosa.
Ayer por segunda vez en la vida sentí algo que puede llegar a aproximarse a la sensación de hambre. Había comido solo a la mañana, mi cuerpo se había predispuesto a recibir comida a tal hora, la comida estuvo bastante más tarde y mi cuerpo pidió el libro de quejas. Me empezó a doler la panza del hambre que tenía. Y, así y todo, eso no es exactamente hambre.

¿Por qué?

La primera y otra vez que sentí hambre en mi vida... bueno, ahí podría decirse que fue hambre. No recuerdo bien el momento, ni el tiempo ni el lugar, pero recuerdo exactamente lo que me hizo decir: "Ajá. O sea que esto es verdaderamente lo que se siente tener hambre". Sentí dolor. Sentí dolor en el cuerpo. La panza estaba tirando manotazos adentro mío para tratar de agarrar lo que fuere, lo que estuviera al alcance. Sentí el dolor genuino de no poder hacer otra cosa que concentrarme en la sensación de hambre.

El hambre no te deja pensar. El hambre le dice a tu existencia que todo lo que importa, en ese momento, es la comida. Por eso las instituciones, las personas que se dedican a trabajar con el pensamiento -las que realmente lo hacen por amor a las personas-, siempre dicen que no podés pretender trabajar algo sobre el pensar con una persona que no puede pensar porque se está cagando de hambre.

El hambre no te deja pensar. No te deja hacer otra cosa que sentir el dolor que estalla en tu Cuerpo por no estar recibiendo alimento. 

El hambre no te deja sentir otra cosa.
No te deja pensar.
No te deja ver.
No te deja razonar.
No te deja discernir.
No te deja hacer otra cosa que sentir la necesidad de estar comiendo.

...

Escribir sobre el hambre es un proceso engañoso. Yo estoy acá; de vuelta, yo estoy acá. No sé genuinamente lo que es el hambre. En esa primera vez no tenía opción y me la tuve que bancar. Ahí entendí algo, pero algo, algo nimio. Ayer podría haber agarrado la billetera y solucionarlo en un pase de billetes rápido. Decidí esperar. Algo en mí me pidió ser respetuoso con los tiempos de los demás (había pedido comida a domicilio y estaba tardando). Algo de mí me dijo "che, bancátela, no seas gil. No seas un manija. La comida va a llegar y en todo caso comerás un poco más que de costumbre".

Pero no fue hambre. Claro. No fue hambre genuina. Hambre es otra cosa.
Hambre es tener nada y no poder pensar del dolor.
Es difícil escribir sobre el hambre. Por eso digo que es difícil escribir sobre el hambre. Escribo una cosa y es "sí, bueno, pero eso no es realmente el hambre". Es muy difícil acariciarlo con palabras porque duele mucho. También es una toma de conciencia. Sí, obviamente mi escrito tiene que ver con levantar un poquito la mirada. Con mirar alrededor y entender, como mínimo tratar de comprender las situaciones de hambre. No estoy hablando de personas pidiendo plata en la calle. Estoy hablando de la transmisión de la sensación de hambre. De las miradas de hambre y dolor. No sé. Tirar editorial ni empedo. Es hablar de eso, en este lugar donde no puedo hacer más que escribir sobre eso. Luego, en la realidad, será cuestión de hechos. Acá necesité escribir.

TXDXS PXTXS. - 2014 10 16

TXDXS QXXXRXN PXJX. - 2014 10 16



Ahora voy a escribir con la parte derecha de mi cerebro. 
TXDXS QXXXRXN PXJX.

Había una vez una historia de un chanchito que salió a caminar. Luego lo agarró una señorita muy linda de voz plácida y enorme, los llevó a un recital en un predio enorme y los hizo chanchear.
Esa señorita claramente no existe.
TXDXS QXXXRXN PXJX.

Otra vez estaba yo en un colectivo, parado al lado de una persona sentada. La persona atina a levantarse y le cedo espacio para que pueda hacerlo cómodamente. Inmediatamente después que se levanta, viene zumbando una personita y ocupa el lugar. No tengo filtro así que le digo: "Disculpame, yo hice espacio para que él pueda salir pero la realidad es que quería sentarme y lo hubiera hecho si vos no hubieras aparecido como un rayo. ¿Me dejás sentar, por favor?". Ante su ofuscada negativa, insistí. "Mirá, me doy cuenta que te querías sentar. Yo también. Me parece poco honesto lo que hiciste porque claramente lidiaste en tu cabeza con el hecho que quizás, alguien de los que estaba parados en el colectivo, iba a querer usar ese asiento antes que vos. En este caso, ese alguien soy yo. Te pido me dejes el asiento."
Ante reiterados miaus, la flaca, resignada y dándose cuenta que yo no iba a parar, se levantó al son de "¡Qué poco caballero!". Yo, con las pocas ganas que me quedaban de vivir sobre la faz de la Tierra, le dije: "yo no soy un caballero. Soy un hombre."
TXDXS QXXXRXN PXJX.

¿Qué es la irreverencia ante la autoimportancia? A mí me importa tres carajos si una persona es porque dice que es. En el colectivo somos todos patas de jamón. Y la pata que más complicaciones tiene para mantenerse erguida es la que tiene derecho a sentarse. Si es mujer, hombre, viejo, vieja, minitah, chabón, flaco, flaca, guachín, guachina, purrete, purreta, si es una vieja con una sola pierna, con retraso mental, ceguera, sin una mano, con veinte bolsas de supermercado encima o una pibitah con una maqueta con diez horas de trabajo rumbo a la FADU... que sea quien sea, eso no importa. Lo importante es que va a estar física y genuinamente más cómodo que uno en el asiento. Y eso es todo.
TXDXS QXXXRXN PXJX.

Nadie va a entender un carajo. Me van a tratar de pelotudo y machista porque no van a saber ver que, a mí, el género me chupa un huevo. Me chupa un huevo que seas hombre o mujer. Yo no estoy fijándome si tenés pija o un par de tetas a la hora de tratar con vos. 
Y, así y todo...
TXDXS QXXXRXN PXJX.

Tres al hilito. - 2014 10 16

Hoy mi mañana está fragmentada.
Está fragmentada por la circulación de una necesidad habitacional que requiere mi presencia próxima a la existencia ventanística.
Y como la hice bien, como traje la pc a la planta baja, esperar ya nunca es estar en la Nada.

La gente que sí nunca se aburre.
No porque el Mundo sea hermoso, que lo es.
Ni porque la vida sea un lujo, que lo es.
La gente que sí nunca se aburre porque no entiende el concepto de incomprensión.

Es imposible existir en este Mundo sin sentir que siempre hay Algo.
Aburrirse es considerar que uno no es una persona suficientemente interesante. /yórdevól/
¿Qué hacemos cuando la posibilidad de aburrimiento aparece en el mismo cuarto donde estamos? La tomamos de los brazos, le decimos que se agarre fuerte y la revoleamos BIEN al carajo.
La tiramos por la ventana o la estrellamos contra una pared. ¿Qué más da? Lo importante es reírnos de su posibilidad de existencia.
¿Quién carajo se piensa que es el aburrimiento para tratar de conquistar nuestras vidas?
La gente que es aburrida mira la televisión porque no sabe hacer otra cosa. Y está todo bien. Los perdonamos.
Para eso estamos nosotros. Los que nos encargamos de hacer que el Mundo funcione. Los que amamos en el lugar más profundo y recóndito del odio visceral. Los que oímos llorar a un bebé en el colectivo y no miramos como pelotudos a la madre preguntándole con una mirada electrizante por qué no lo hace callar, si no que miramos al bebé con mirada tierna tratando de transmitirle que "está todo bien". Los que, cuando vemos a un perro en un lugar donde supuestamente no tiene permitido estar, le preguntamos "¿qué onda?" en lugar de ahuyentarlo. Esperando que el perro quizás nos conteste. Al menos con mirada de bueno. Con mirada de "ya sé, chabón, ¿qué ondita? Me pinta estar acá".

...

Ayer pensaba por qué me gusta el concepto de vulnerabilidad. Uno puede morir en cualquier momento, eso está claro.
¿Pero qué hay en ser y exponerse vulnerablemente? Hay algo de locura, eso está claro. ¿Y en qué consiste esa locura? 

Bueno, en algo consiste seguro. Para mí, por ejemplo, la mejor forma para que "la gente" no joda con vos es dejarles bien en claro que no tenés problema con asumir tus deseos y derechos hasta las últimas consecuencias. Que no le tenés miedo a la Muerte. Que no te preocupa que te odien o que piensen que estás totalmente de la cabeza. Tiene que ver, no tanto con un proceso provocativo si no, más bien, deliberativo. "Hago la que pinta y la gilada boquea sucinta". La mejor forma para que alguien te respete es hacerle entender que tu locura se dirige siempre hasta las últimas consecuencias. Que no tenés miedo porque no tenés algo que perder. Aunque lo arriesgues todo. 

En el escritorio donde se apoya el monitor que estoy mirando al escribir tengo un billete de dos pesos. Está ubicado en la esquina frontal izquierda, próximo a una ventana que usualmente dejo abierta. Para mí es una prueba. Yo espero que algún día alguien tome ese billete. No me va a parecer necesariamente malo que lo tomen, me cuesta decir que me lo van a "robar" porque yo lo estoy dejando ahí exprofesamente para que lo tomen. Para que alguien, algún día, se anime a tomarlo y llevárselo. ¡De buena fe! Para completar lo que le falta para el paquete de fiambre, la bolsa de pan o la birra. No importa.

"Tres al hilito" es que el número tres es bastante particular para mí. Por muchas razones. Tríadas de razones. "Tres" es decir que siempre hay lugar para uno más.

/hilito/

...

"Tres" es decir que siempre hay lugar para uno más.
"Très" sería "muy".
Tres es uno más.




El divertimento de la piripitonga. - 2014 10 16



Cuando era chico a veces jugaba a algo.
Yo estaba chico desde loco, o loco desde chico; aprendí a darme cuenta medianamente rápido.
Para mí el concepto de "lazo", de "amistad", tardó en aparecer. Tuve que construirlo a fuerza de algo que me hacía querer recluírme en la caparazón. Tardé en salir a vivir.
Y de chico me di cuenta que estoy loco.

¿Cómo? Calate esta.

¿Viste que hay calles que son asfaltadas y calles empedradas? Bueno, cuando era chico mi vieja me llevaba al colegio en el auto por un camino de calles empedradas. Por el empedrado, el auto hacía una especie de vaivén 'hacia adelante y hacia atrás' cada tanto, que se traducía en una leve inclinación del cuerpo hacia adelante y hacia atrás, contra el asiento. A su vez, como naturalmente ocurre, a lo largo del camino uno podía observar autos estacionados a los lados del empedrado.

¿A qué jugaba el muy fronterizo?

Yo jugaba a que tenía que equiparar la cantidad de vaivenes que producía el auto con la cantidad de autos que había a los costados del empedrado.

A medida que el auto hacía vaivenes tenía que ir "descartando" autos hacia los costados, como haciéndoles el visto bueno. Esto implicaba que:

- tenía que mantener atención y control sobre la cantidad de vaivenes que hacía el auto.
- tenía que mantener atención y control sobre la cantidad de autos estacionados que había en el camino.
- tenía que mantener las cuentas en blanco. No importaba si sobraban vaivenes o autos, terminaba la cuadra y tenía que recoger el resumen de la cuadra anterior.

"En la cuadra anterior sobraron cinco autos. Los uso para esta." Entonces, los primeros cinco vaivenes de la cuadra iban para saciar esos cinco autos. Y, recién ahí, empezaba a poner en limpio los vaivenes para saciar los autos que ya había empezado a contar de esa nueva cuadra.

Un embrollo bárbaro.

Y me encantaba. Me gustaba. Nunca fui demasiado bueno para las Matemáticas pero, como buen obsesivo, siempre me di maña para hacer cosas enfermizas con mi Cuerpo y los números. 

Eso. Me encantaba.
...
Eso.
Encantaba.
Aba.

...

Eso.

...

A ver, pará. Bancame que me sobra un auto.
Bancala un toque, porfa.
A ver... acá viene un vaivén. Uh, sí. Alta cuneta.
A ver, acá me sobra un auto... a lo mejor si hago un vaivén desde la silla donde estoy ahora...

¡Somos feos! - 2014 10 15



Lo mejor que te puede pasar a nivel gustativo humano es gustarle a las personas que te gustan y no gustarle a las personas que no te gustan.

¿Qué más podés pedir en este Mundo de las personas? Las personas que te gustan están ahí, en sus vidas y, cuando te miran, les sonreís y se aman con la mirada. ¡Aunque no se amen!

Se sonríen con la mirada.

Las personas que no te gustan también están ahí. Justo al lado. En la casita de al lado. En el departamento de al lado, escuchás sus conversaciones en el living desde tu cocina. Escuchás cuántas veces van al baño en la noche. Los escuchás putear y discutir y no te gustan. Pero están ahí y está todo bien. Existen próximos a tu ubicación geográfica y están en todas partes.

¿Qué es no gustarle a alguien?
Es una linda pregunta que, para mí, desemboca en otra pregunta: ¿qué es aceptar que uno no es absoluto? ¿Qué es abrazar la propia fealdad?

No estoy hablando de no considerarnos personas hermosas, no.
Tampoco de hacer un calificativo peyorativo sobre nuestras apariencias, tampoco.
Estoy hablando de aceptar que, para ciertas personas, lisa y llanamente, ¡somos feos!
Y eso es todo lo que saben. No le gustás. No, no importa lo que hagas. No le gustás. Hay algo de tu vibración, de tu energía, que no compatibiliza con dicha persona.
Sí, yo también entiendo que existen los egos, que existen las energías puras y las energías mezcladas con otras cosas que no son energía. ¿Qué importa? El punto es que no le gustás. ¿Qué tenés que ponerte a hurgar vos en su no gustar? Sabés que no le gustás y eso es todo lo que importa, no lo podés combatir, no lo podés argumentar, no lo podés contra-argumentar, no lo podés discurrir, no lo podés soplar, no lo podés convencer, no lo podés revisar ni mandar a revisión con la o el JTP de la cátedra. 

No-le-gus-tás.

Eso es todo. El sánguche de milanesa te queda a medio morder y pensaste que justo mordías la parte que venía con mayonesa y tomate pero no. Vas a tener que bajar el bocado con algún líquido refrescante. SHEfriJESHio.

No-le-gus-tás.