Son risas. - 2014 9 7

Empezar a escribir algo poniendo la fecha es dilapidar un poco el sentimiento atemporal de inspiración.

Y como también me es lindo desafiar mis conceptos, empiezo con los números para pensar que, de esa forma, no va a salir un carajo.

Sé que me estoy mintiendo porque siempre sale algo. Porque es imposible. Porque no tengo que esforzarme. Porque las cosas vienen a mí.

Yo no soy dueño de ellas. No me pertenecen. Son cosas que están en el mundo. En el Mundo. En el mundo de las Cosas. De las 'cosas' que designan universalmente cualquier cosa.

En el mundo de las cosas que designan universalmente cualquier cosa hay una cosa llamada sonrisa.

Es una cosa hermosa que me gusta regalarle a las personas. Me gusta regalársela y se las doy. Se las convido. Sonrío. No significa que esté feliz o alegre. Significa que estoy sonriendo.

Son riendo. Existen de manera cómica. Improvisada, espontánea, irreverente.

Son, riendo. 

Le sonrío a las viejitas que me miran con cara de "¿y este pájaro loco quién es?". Le sonrío a tu hija cuando se da vuelta para mirarme un ratito más, y eso no significa algo, solo significa sonreír.

Le sonrío a los viejitos que me recuerdan a mi abuelo materno. Le sonrío a los niños y las niñas, pero sobretodo a las niñas, porque amo a las mujeres. 

Ayer me volví de Parque Saavedra en el colectivo 71. Había una nena a upa de su padre. La forma en que lo miraba y le hablaba era la definición de amor paternal. Nos bajábamos en la misma parada y, esperando que llegara la misma, no me pude contener y le dije, con una sonrisa y una expresión de "no lo puedo creer": "Es... es hermosa. Tu hija es hermosa". No me contestó. No sé si se puso nervioso, a veces me da miedo querer a los niños de personas desconocidas porque siento que, habiendo tanta mierda en el mundo, los prejuicios existen y me pueden llegar a prejuzgar de querer hacer daño. Pero bueno, no me privo de quererlos con la mirada. 

No me interesa tener hijos. No porque fuera a ser buen o mal padre. Sé que sería un buen papá. No me interesa tener hijos porque hay mucha gente en este Mundo y, antes que crear una situación de niñez nueva, me parecería más sano y humano tratar de hacer algo para que la situación de niñez existente de alguien mejore un poquito. Sea un poquito más feliz, o un poquito menos infeliz, toque lo que toque. Quiero mi tiempo para los niños y las personas. Quiero mi tiempo para las sonrisas. 

Para las sonrisas.

Porque sonreír nunca es perder el tiempo.