Cuando hablamos, las palabras se convierten patrimonio del Viento universal. El Viento es de todos y de nadie y, en cierta forma, esa brisa airea también el alma. - 2014 9 6