MONDOPOLPO. - 2014 8 24



Este es mi mambo y cada uno haga lo que quiera.

En MONDOPOLPO nos importa tu vieja por razones no aparentes.
Queremos preocuparnos por el medio ambiente pero nos chupan un huevo las ballenas.
No, no nos importan. No, no es que no nos importen. Es que no nos importa el problema.

En MONDOPOLPO no nos importan tus problemas. Queremos ver tus brazos y tus venas.
Hace un tiempo nos vino a visitar una legión de duendes. Les rompimos la cabeza a patadas en el culo.
No tomamos mate. No tomamos café. Los estimulantes no nos sirven pero aceptamos un té.

En MONDOPOLPO todo el Mundo es Real. La cosa no tiene nombre porque existe canalizada a través del vacío.
Tenemos cierto interés en averiguar qué onda la vida. Pero lo hacemos con una sonrisa irreverente.
Tenemos gusto por las cosas finas pero gozamos de mentalidad cabeza.

En MONDOPOLPO sabemos que una línea de bajo y un par de golpes base son más poderosos que una línea de merca y fumar pasta base.
No creemos en las drogas porque destituyen el manifiesto de nuestra locura.
No creemos en las revistas ni en el diario pero leemos las noticias.

Estamos abiertos "las 24 horas" y no tenemos "monedas".
Nos gustan los gatos que hacen 'miau' (y los otros, "vemos").
Nos cagamos en todo pero amamos al mundo y las personas. Y si están locas, mejor.
Elegimos nuestros enemigos con precisión y exactitud. Sabemos que ellos desafían nuestros más idealizados terrores y les tocamos el culo cuando pasan para comprar la birrita de los viernes a la noche.
Queremos hacer algo que tiene que ver con un suspiro. Somos perspicaces y entendemos la lógica de las cosas, sabiendo que no existe lógica en el vacío.
Nuestros valores son simples: no joder a alguien que no se lo merezca. Y sobre méritos no hablamos porque el mayor mérito posible es la sonrisa.
Somos pulpos difuminados en el tejido social, acechando con los tentáculos armados con dedos humanos listos para la prestidigitación. Sin embargo, nunca engañamos. Creemos en el valor de la verdad.

Somos MONDOPOLPO. Nos gusta mirar adentro del vacío, la pasta 'al dente' y apretar fuerte en un abrazo.
No nos quieren porque nos aman.
Nos aman porque somos.