Marzo, ¿¡por qué siempre me ponés en jaque!?

Otoño hace mirar hacia adentro. - 2014 3 25

Hace muchos años (de esos "muchos" que rozan los dos dígitos), un amigo me convidó un pensamiento sobre el clima y las estaciones: en verano nos desropamos para poder acercarnos. Invierno invita a abrazarnos, a que los cuerpos se encuentren.

Y que los cuerpos se encuentren también es encontrarnos en los cuerpos. 

¿Dónde está mi cuerpo?

Lo veo zumbando un poco fuera de foco. Tiene cierta inquietud, tan pueril como incipiente. Cosas que no me interesan pero sin las cuales no puedo interesarme.

¿Dónde hacer foco?

Me busco y no me encuentro, o no empiezo, o me cuesta empezar. Me siento perdido, estoy acá pero estoy pensando en que, quizás, debería estar allá. Y "allá" es una meta o un objetivo que todavía no alcanzo, porque me cuesta empezar. 

¿Dónde buscar?

El frío me hace mirar hacia adentro. Otoño hace mirar hacia adentro. Amo y existo en el Mundo y también tengo que buscarme. Siento que no estoy, o quiero ver dónde.

¿Por qué no siento el frío?

Caminar me hace pensar e imaginar cualquier destino. El frío me pregunta dónde está el calor. Tirar más leña, ponerse un "pongo", tomar un té. Es otoño.

Nada. - 2014 3 17

Los momentos en donde el vacío me acaricia me dislocan.
La Nada la comprendo, o creo que la asumo, o creo que está, o es el aire.
Los núcleos significativos de mi vida me mantienen en un equilibrio que se desarrolla. Son pocos, o no son muchos. Cada uno con su particularidad. 
En este momento se está resquebrajando un núcleo que viene agrietándose hace rato. Y me angustio y entro en un vacío que incomoda. Creo entender las grietas, estuve desde el momento en donde surgieron los impactos, y ahora este está muriendo. El núcleo físico y la sensación de unidad. Y se dejaba entrever, pero me angustia. Implica resignar mi deseo de mantener la unión, la idea de grupalidad, la idea de lazo, vínculo grupal, para pasar a contemplar las singularidades per se. Entiendo que hay ciertos límites para la locura y eso lo hace aún más complejo. El núcleo se invierte sobre sí mismo y se erosiona, quedamos en un mismo tablero pero cada pieza pasa a contemplar su propia posición y alcance. Y no hay algo del otro lado del tablero. O, mejor dicho, hay Nada.

Imaginar es ser libres. - 2014 3 3

(... y ser libres es todo lo que importa).