Febrero, la lluvia y la re puta madre que te parió - 2014 2 11

Nos cabe tanto dárnosla de europeos que en febrero tenemos dos semanas de lluvia constante para poder jactarnos de vivir en Londres.

"Bolóo, esa fiambrería tiene un jamón serrano que está o-quei chabón. Te juro que me sentí español, me hizo acordar a mi tátarabisabuelo postizo de segunda mano. Obvio que sale un huevo, como todo lo bueno -o sea, todo lo importado-."

Para dárnosla de franceses tenemos a los choferes de taxi. Queso azul desde la bajada de ficha. Hay que llevar pancito y pasarlo por sus axilas. Después le pedís que se cope y te deje abrir un vinito. Las bolitas del asiento masajeador son cebollines en vinagre. Picnic garantizado.

Para ser bien tanos -acá me incluyo- nada mejor que hablar a los gritos, haciendo gesticulaciones generosas y acompañando cada énfasis con una apertura ocular que deviene en mirada intensa.
Bonus points si, sin quererlo, terminás metiendo en la discusión alguna analogía con El Padrino.

Y para ser alem--ok no, esta la pienso en silencio.