Cosas invisibles. - 2014 2 23

"Hay algo sobre las olas que te puede contar el viento."

Me gusta mi proceso creativo. Cómo imagino. Cómo hago y qué escribo. Cómo construyo, cómo nace. 
¿Qué hago? Me siento, alzo la mirada hacia cualquier lado -preferentemente arriba a la derecha- y... nada. Nada. Imagino, pero no. Imagi-no. Tampoco pienso. Es como si no pusiera voluntad. Dejo que las cosas vengan a mí. Dejo que mi inconciente actúe. Como cuando trato de recordar algo que olvidé de manera inconciente. Lo hago volver... de manera inconciente. Hago asociación libre sin emplear voluntad en recordar. Aleta, alba, balasto, gambeta, ilusión, puerco. Llego sin ir. Dejo que las cosas vengan. 

En cierto punto, crear entonces tiene conexión con un algo que está por fuera de mi voluntad. Es lo otro, el nagual, el inconciente, la zona de incertidumbre, aquello insignificable. 

Es crear, "echarme" y dejar que las cosas (mis cosas) vengan hacia mí (conciencia).

Hay algo sobre las cosas que se define, no por su actuar, si no por cómo las traspasa el aire. Ese aire es el viento. Ahora recuerdo: el viento es mi aliado invisible para sobrevolar el Mundo. Mi Mundo de las cosas que vienen sin llamarlas. Porque las trae el Viento.

"Nada" "es". - 2014 2 17

La Nada como problema del origen.
La Nada cual abismo.
Nada no es "cero".
Nada es innombrable, pero "nada" existe.
Nada es Tao.
Tao no existe.
Tao "es".
Nada "es".
Nada es algo.



-



(Desplazarse sumergido a través de un volúmen cuantioso de agua está relacionado con cometer malos usos de la Lógica al intentar nombrar la "ausencia de cosa" a través del Lenguaje.)

Febrero, la lluvia y la re puta madre que te parió - 2014 2 11

Nos cabe tanto dárnosla de europeos que en febrero tenemos dos semanas de lluvia constante para poder jactarnos de vivir en Londres.

"Bolóo, esa fiambrería tiene un jamón serrano que está o-quei chabón. Te juro que me sentí español, me hizo acordar a mi tátarabisabuelo postizo de segunda mano. Obvio que sale un huevo, como todo lo bueno -o sea, todo lo importado-."

Para dárnosla de franceses tenemos a los choferes de taxi. Queso azul desde la bajada de ficha. Hay que llevar pancito y pasarlo por sus axilas. Después le pedís que se cope y te deje abrir un vinito. Las bolitas del asiento masajeador son cebollines en vinagre. Picnic garantizado.

Para ser bien tanos -acá me incluyo- nada mejor que hablar a los gritos, haciendo gesticulaciones generosas y acompañando cada énfasis con una apertura ocular que deviene en mirada intensa.
Bonus points si, sin quererlo, terminás metiendo en la discusión alguna analogía con El Padrino.

Y para ser alem--ok no, esta la pienso en silencio.

Acciones entre paréntesis - 2014 2 10

"Acciones entre paréntesis" es una forma pomposa de ilustrar con palabras algo simple.

Estás en un espacio-tiempo, junto a otra persona, haciendo algo. Estás haciendo algo, por lo que están compartiendo una acción, o una situación activa (por más que la actitud tuya o de ambos sea pasiva; de "estar", más que de "hacer"). Tenés conciencia, pensás en cosas y muchas cosas tienen que ver con acciones. "Hacer de", "hacer con", "hacerle". Cosas. En simultáneo. Y las hacés. En simultáneo. Hacés cosas al mismo tiempo que hacés cosas. 

Hay como una "cosa" protagónica que es parte estructural del momento. Pero así como es estructural, es sumamente flexible. Como una columna vertebral. El cuerpo del momento es toda la parte próxima desplegada en base a la columna vertebral. Y hay "cosas", que surgen a través del momento. Las extremidades que acompañan al momento entre paréntesis. 

"Mientras hacemos esto, hacemos también esto". "Mientras vos hacés esto, voy a aprovechar para hacer esto". "Hagamos esto y vamos a poder hacer más cómodos esto otro". El paréntesis actuaría como el gesto que uno hace con la mano hábil para significar "dale que va", "ponele más", "adelante", "seguí haciendo". Digo, con la mano hábil, como quien abre un paréntesis para que las cosas en el universo paralelo coexistente empiecen a existir. Son parte de una frase interminable que es la historia de la acción conjunta y espontánea.

Hacer cosas con otra persona es coexistir en una serie de dimensiones paralelas presentes en el mismo plano físico, hablando, leyendo y escribiendo una frase interminable compuesta por ademanes de manos, juegos de villanos, corchetes relajados y cuerpos caminando sobre un vibráfono.