"Porque nosotros... algo" - 2010 4 12

A veces nos embarcamos con Fran en charlas llenas, repletas, embebidas y completamente desbordantes de cinismo y sátira acerca de cuestiones que a nuestro juicio, se merecen eso y mucho más. Léanse como ejemplos: la Cienciología, las teorías conspirativas que involucran seres antropomórficos y cuestiones antropocéntricas, el enarbolamiento y sacralización de ideales inconsecuentes con las acciones, etc.

Llega un punto de la sátira y el cinismo, especialmente en las teorías conspirativas, donde me anduvo brotando siempre la misma idea acerca de la estructura básica de cualquier teoría conspirativa, paranoide, megalómana y demás.

En algún punto, todas las ideas, planteos y series de misterios develados pueden leerse bajo una simple frase: "Porque nosotros... algo".

Si es verdad que fuerzas alienígenas mantienen el control de la Tierra y nos intentan controlar mentalmente día a día... es porque nosotros... algo. Porque nosotros "nos lo merecemos", porque nosotros "somos importantes", porque nosotros "somos". Somos algo, algo de lo cual es digno ser precavido y cauteloso, porque... algo.

Si creemos que un Imperio de hace cientos de años (con mi total respeto a dicho Imperio) develó que el mundo se va a ir a la mierda en el 2012 (¡oh casualidad, dentro de dos años!), y nosotros somos los que podemos salvarlo, o los que podemos denunciarlo, o los que lo causamos... es porque nosotros... algo.

Si creemos que tenemos una capacidad que nos permite comunicarnos con seres de otro planeta, seres curiosamente antropomórficos, si creemos ser dignos de sustanciable atención, siendo miserables moléculas de polvo en un espacio cuya dimensión escapa totalmente a nuestra representación... es porque nosotros, como raza... algo, y probablemente, estén esos "elegidos y elegidas", esos "iluminados e iluminadas", que por alguna razón misteriosa pero cósmica, llegaron a desarrollar o sumergirse en el encuentro con... algo. No importa qué, eso se puede rellenar y construir con cualquier cosa.

No sé, hace mucho no expreso mi cinismo por acá. Por eso me gusta tanto South Park. Despliegan y renuevan en cada capítulo la genial capacidad de mirar con un ojo totalmente crítico todas esas posturas, todas esas idealizaciones de la raza y los juegos en el discurso.

En una de las clases de Psicología Institucional (mi última materia para recibirme de psicólogo -¡wiii!-) el docente, Pablo Varela, comparaba el marxismo con el planteo que hace Bourdieu acerca del "devenir de la Sociedad". Según entendí (desconozco totalmente el marxismo pero voy a tratar de citar a mi docente), "para Marx habría una finalidad última en la lucha de clases sociales", mientras que para Bourdieu (ahora sí hablo con cierto conocimiento) no hay una finalidad o determinación en lo que él llama "lucha de poderes", sino que es un juego que siempre se renueva y no lleva específicamente a alguna parte, sino que "lleva a" en la medida en que "es jugado".

Yo comparo esta distinción, adheriendo a la postura de Bourdieu, en preguntas de la vida del estilo de "¿A dónde vamos?"... y, la verdad, para mí, no tenemos la menor idea y probablemente la pregunta misma carezca de sentido, ya que apresar lo que entenderíamos como Destino de la raza, de toda una raza en un planeta en un Sistema galáctico, apresarla bajo una frase -contrucción de una megaconstrucción humana, el Lenguaje- sería totalmente ingenuo. Claro que podemos jugar a hacer de cuenta que con palabras podemos aprehender misterios del Universo (que seguramente los haya, pero ¿quiénes somos nosotros para creer que podemos conocerlos?).
Bueno... nada, ya sacié bastante mis ganas de ubicarme como persona, humano, perteneciente a una raza que se esfuerza bastante por desbordar con Simbolismo lo que escapa a su comprensión. En todo caso, un ideal que me parece aceptable es: seamos humanos, comprendamos lo incomprensible de lo incomprensible, lo incognoscible de lo incognoscible.

Aaahhhhhh....